Geopolítica y … un monumento a la idiotez

Luis Posada Carriles “Bambi”

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 010605

De nuevo “Bambi” o “Basilio” en su ya eterno papel d’agent provocateur. Por cierto nada secreto, antes por el contrario, para cualquiera con memoria o que conozca su prontuario, más a la vista no pudo haber estado ni puede estar: “… el gobierno cubano sabía dónde y con quién se encontraba Posada Carriles cuando utilizó, en marzo pasado, territorio mexicano para llegar a Estados Unidos… lo dejó pasar, pese a que sabía dónde estaba… Posada Carriles es un terrorista… revela que el interés del dúo Castro-Chávez, no es tanto para castigar un crimen de lesa humanidad, como para poner en dificultades al gobierno de Bush…” (Manuel Malaver citando al Canciller de México Luis Ernesto Derbez).  Se trata de “… una típica maniobra de la pasada Guerra Fría…”, veamos a este tenor otras de sus incidencias.

No podemos ignorar que sobre el paso del sujeto por territorio mexicano, entre otras, se soportaron denuncias públicas hechas por Fidel Castro quien identificó a Luis Ernesto Derbez Bautista como un “agente” de Estados Unidos para imponer el ALCA (La Habana AP); le bloqueó las posibilidades de llegar a la Secretaría General de la OEA y lo obligó a renunciar a sus aspiraciones. Es parte de un programa de acción en pleno desarrollo y manifiesto en los fuertes roces públicos que se vienen dando entre Cuba y México desde finales del 99 e incrementado a la llegada de Vicente Fox al poder en el 2000 y, especialmente, luego de las gestiones de la senadora mexicana Cecilia Romero encabezando al grupo de 50 diputados mexicanos que manifiestan su intención de adoptar a disidentes presos en Cuba. Es decir, así, de entrada, el providencial desplazamiento de Luis Posada Carriles desde Centro América, pasando por territorio azteca y luego dejando evidente su presencia en territorio norteamericano con una rueda de prensa, ha servido ya a dos fines: a) eliminar un posible inconveniente u obstáculo a futuras maniobras de la “Revolución Continental” en la OEA; b) poner en dificultades a USA en cuando a su particular desempeño en la guerra contra el terrorismo.

30 años a…

Desde aquella época de CAP como Ministro del Interior y su Digepol oficial y la paralela de los cubanos calificados como “gusanos”, que impuso una guerra interna entre la facción Erasto Fernández, director, y la facción del cubano Orlando García –el mismo hombre que según CAP no vendió ni una navajita con su socia la “Chiguagua de la Guerra” Gardenia Martínez–, el segundo de abordo, quien para sostener y aumentar su poder contrata y trae a Venezuela un lote de supuestos expertos en seguridad, naturales cubanos radicados en Miami.

Playa Girón

Fue luego del fracaso de Bahía de Cochinos (15/04/61) cuando, entre otros, de chofer de taxi en Miami, Luis Faustino Clemente Posada Carriles, alias “Ignacio Medina”, alias “Ramón Medina”, alias “Franco Rodríguez Mena”, alias “Bambi”, alias “Basilio”, fue traído a Caracas e incorporado al servicio de seguridad de Estado como funcionario. Ya desde aquella oportunidad, a cinco años de esos eventos, los cuentos de Bambi sobre los actos heroicos en pleno zafarrancho en Playa Girón, eran de novela, ni la pluma de Ian Fleming ni las acciones del 007 en el cine se lo ganaban en trucos y destreza con las armas y los explosivos; eso claro está, según sus propios y cada vez más fantasiosos relatos. Cuentos que fueron delicias para los oídos de los novatos en seguridad; pendejadas de un jalador y hablador de paja, para quienes ya tenían en su haber alguna experiencia puesto que, era público que, si bien es cierto que Basilio tuvo alguna actividad en ese fracasado lance en la isla, fue siempre desde lugar seguro, como entrenador o soporte de quienes fueron a combatir al frente, jamás se embarcó en nave o aeronave alguna y jamás puso o ha puesto dentro o fuera de Cuba, a riesgo su integridad física. Siempre ha conseguido y consigue aún idiotas que lo hagan por él; de allí el calificativo: agent provocateur.

Cambio de lealtades

Fue después de aquella primera elección que, como ya estaba previsto, ganara el partido opositor –COPEI, y Caldera–, donde se produce el primer supuesto cambio de lealtades del Bambi en Venezuela –si es que es aplicable el término y si alguna vez alguien lo ha observado en su conducta–. Como derivado de esa elaborada situación, el para entonces Ministro del Interior Reinaldo Leandro Mora, hace instalar una oficina especial para la transición en el techo de la vieja edificación del MRI conocida como La Palomera –en aquel momento en que para los líderes de la subversión se impuso el pragmatismo por sobre cualquier otra consideración; derrotados en el terreno militar y en el político dentro y fuera de las ciudades, cada uno de sus ideólogos, gestores y promotores, trataba de llegar primero a La Palomera para sacar el mejor provecho económico y asegurar su futuro; momento también en que el líder del nuevo gobierno inicia la edificación de todo un argumento político sobre una simple operación de compra, pago o donación de dinero en efectivo, becas y viajes de estudios a distintos países, o cualquier otro artificio de pago, a quienes renunciaran y desistieran de la lucha armada: La Pacificación– y designaría como jefe de esos “Servicios Especiales” a un comisionado por el propio presidente electo de quien El Bambi pasaría a ser uno de los primeros integrantes de su equipo y luego, el hombre de confianza para las llamadas operaciones especiales.

Servicios Especiales

Ya en funciones, la primera misión del recién designado Jefe de Servicios Especiales, fue entrar en negociaciones directas con los representantes del exilio cubano dentro y fuera de Venezuela, para lo cual El Bambi se convertiría en canal directo.

No tan simple la negociación –si es que se quiere adoptar ese termino–, puesto que se trató de preservar, conservar, financiar y sustentar económicamente a todos y cada uno de los integrantes de ese grupo de cubanos dentro o fuera de Venezuela, garantizándoles sueldos, vivienda, transporte aéreo, prebendas, cargos, credenciales, armas, vehículos, “conchas”, status oficial y acceso y asistencia directa de los servicios de policía venezolanos ante cualquiera fuera la situación de amenaza o peligro que pudieren enfrentar. Todo esto a cambio de que el exilio cubano excluyera de sus acciones armadas a Venezuela, que ni dentro ni fuera del territorio venezolano los intereses del país fueren afectados, ni atacados sus nacionales y/o sus bienes. Asuntos de alta política dirán algunos expertos, para otros, los que tuvieron que enfrentar sobre el terreno esa absurda situación, se trató –de una pusilánime conducta, o por las circunstancias que pudieren ser alegadas y aceptadas ayer u hoy– de un simple abandono o renuncia al ejercicio de las atribuciones inherentes a los cargos como responsables por la seguridad pública en Venezuela, mas con severo impacto en la tan cacareada soberanía venezolana dentro y fuera de su territorio. En definitiva, eso se olvidó puesto que en este país nadie rinde cuenta de nada.

Nada distinto a lo que observamos de nuevo y es palpable en la expresión contraria. Antes, representantes del más alto nivel del gobierno venezolano negociaron con los “gusanos”, dinero y prebendas a cambio de no ejecutar actos terroristas en contra de los intereses venezolanos, ahora, al mismo nivel, lo hacen con los contrarios, “revolucionarios”, petróleo barato y a crédito a cambio de, “apoyo político” internacional.

Cubana de Aviación

Cierto que dentro de esas acciones ha de destacarse la relativa a la voladura del DC8 de Cubana de Aviación (06/10/76, vuelo CA455), pero entremos en algunos detalles del affaire y quizás no quede tan prístina la verdad sobre la que hasta ahora han trabajado los intereses de uno y otro bando y las informaciones de los medios de comunicación.

Quedó suficientemente sustentado –aunque si olvidado– en las investigaciones sobre ese crimen, que en aquella fecha el vuelo de Cubana de Aviación que cubría la ruta Barbados-La Habana, había sufrido un retardo de no menos de treinta minutos antes despegar del aeropuerto de Barbados; que ya en el aire y en ruta hacia La Habana, uno de los artefactos explosivos –eran dos, colocados, uno bajo una butaca de pasajero y otro en el baño al interior de la nave, por Hernán Ricardo Lozano y Freddy Lugo, empleados de la empresa privada de seguridad de Posada Carriles, cuando como pasajeros hicieron la ruta previa de la aeronave Trinidad-Barbados– al detonar pocos minutos después de despegar, derribó la nave y ocasionó la pérdida de la vida de tripulantes y pasajeros, 73 personas. Esos son parte de los hechos reseñados por la prensa.

Resulta indiscutible el hecho de que si el avión de Cubana de Aviación hubiese despegado en hora, es decir, treinta minutos antes de la que lo hizo en realidad, significaría que la bomba que estalló en su interior a pocos minutos del despegue, no hubiese estallado en el aire sino cuando el avión estuviera llegando o en plena pista en el aeropuerto de La Habana y muy probablemente no hubiese ocasionado mas que daños materiales a la aeronave, no hubiese habido ni muertos ni heridos. Siendo este supuesto válido:

¿Puede alguien en su sano juicio pensar o sustentar que existe terrorismo humanitario?;  ¿que un acto de terrorismo –excepción hecha de los que se ejecutan en Venezuela– pueda contemplar el no ocasionar muerte y lesiones a inocentes?

Así que lo que no está claro aún, dentro o por fuera de la causa penal, es el motivo y éste se ubica en uno de dos extremos:

a) Un acto de terrorismo clásico destinado a derribar un avión en vuelo y causar el número de muertos que causó. Lo que significa que el retardo en el despegue del avión desde la pista en Barbados, debía haber sido previsto o provocado al segundo por los terroristas, a fin de que el momento de estallido de la bomba ocurriera precisamente cuando el avión estaba en ruta y en el aire.

b) Un acto de terrorismo, variante sui generis, previsto sólo para causar un impacto de propaganda. Con el avión en tierra, estacionado, descargando pasajeros y equipajes y evitando en lo posible los daños o muerte de inocentes, en cuyo caso, la falla –lo que nunca podrá ser estimado, medido y previsto por los terroristas– o imponderables a todo evento, en este caso el retardo en el despegue del avión, convirtió un irresponsable acto destinado a la  propaganda, en una tragedia que cobró 73 vidas humanas.

Capacidad, Oportunidad, Motivo

Siempre atenidos a lo que la prensa reseñó en su oportunidad sobre el hecho y a los recuerdos que puedan conservarse, observemos más al detalle. Resulta evidente que al revisar el asunto desde la perspectiva de las determinantes de responsabilidad penal, capacidad y oportunidad quedan perfectamente configuradas y suficientemente sustentadas para lograr la condena por el hecho a los criminales. El asunto no resulta tan diáfano cuando abordamos el tercer elemento: el motivo.

Adicionales

Cuatro elementos adicionales han de ser agregados a los ya expuestos: a) el hecho de que el Asesor de Seguridad del presidente Carlos Andrés Pérez para aquel momento era el natural cubano Orlando García; b) el hecho de que las actividades de Orlando Bosh ya se hacían peligrosas para cualquiera fuera el gobierno o país donde éste se encontrara residenciado o en tránsito, en especial, para quien figuraba como el objeto de sus actividades terroristas: el régimen de Cuba; c) la “muy casual” presencia en Venezuela, para aquel momento, del citado Orlando Bosh; d) la nunca comprendida, y menos explicada aún, gestión de Venezuela ante los gobiernos afectados e interesados en la causa contra los terroristas que volaron el avión de Cubana de Aviación, y que lograra por gestión directa y precisa de comisionados especiales del alto gobierno, traer para investigar y juzgar en jurisdicción penal venezolana esa causa.

Sin explicación

Jamás ha sido explicado ni es explicable esa gestión venezolana; pero es que tampoco ha sido explicado por nadie ese providencial interés de Miraflores, por órgano del Asesor de Seguridad del presidente, de traer a Venezuela a Orlando Bosh. A tales efectos, con cargo a la Partida Secreta, se le ubicó en Centro América, se le convenció y negoció su viaje, se le proveyó de dinero, pasajes, identidad forjada, pasaporte, cédula de identidad, credenciales de la policía de seguridad de Estado, habitación, armas, vehículos y escoltas para mantenerlo al interior de nuestras fronteras, pero –siempre hay un pero–, todo ello, “casualmente”, ubicado en tiempo y con precisión en el inmediato antes, el durante y el después de lo que sería identificado luego como una operación dirigida por Luis Faustino Clemente Posada Carriles, alias “El Comisario Basilio”: la voladura del avión de Cubana de Aviación.

Costumbre

Piensa mal y acertarás recomendaba un viejo policía venezolano de la escuela del 37. Viene a la memoria aquella escena de un radical copeyano que fue convencido por Posada Carriles para agitar el ambiente en la ciudad capital que estaba muy tranquilo después del allanamiento de la UCV. A tales efectos, le hizo entrega de una bomba incendiaria la cual debería colocar y detonar en horas de la madrugada en la FCU. El radical copeyano cumplió con todos pasos que le había instruído Posada, pero en el último momento, cuando ya tenía la espoleta de la bomba enganchada, le asaltó la duda, se dio un respiro y prefirió hacerlo de otra forma; puso el artefacto explosivo en un lugar fijo y para activarla se valió de una cuerda de forma tal de estar lo más lejos posible del artefacto en el momento de activarlo. Y tuvo razón en su temor, apenas haló la espoleta, la bomba estalló llegando a ocasionarle, a pesar de estar retirado, quemaduras en toda la superficie corporal que no estaba bajo cubierta; no fueron graves, cierto.

Una de dos

Leyendo el estoraque que es ya el prontuario de Luis Posada Carriles, queda una duda: O el sujeto es un genio de la clandestinidad o realmente la famosa capacidad y efectividad del G2 cubano es una elaborada fantasía, como todo lo que en el área de seguridad se refiera o emane de naturales de esa isla.

Ni lo uno ni lo otro diría CAP. El primer supuesto queda descartado, puesto que el sujeto, como queda evidenciado, no puede mantenerse oculto y en silencio por algún tiempo, su estado natural, pareciera, es estar a la luz y reseñado por los medios; el segundo supuesto, queda suficientemente descartado, desde el momento en que al interior del territorio cubano capacidad y efectividad quedan demostradas a diario en cuanto a la seguridad del régimen frente a sus opositores internos. En cuanto a las actividades del G2 fuera de las fronteras de Cuba, resulta evidente que es extremadamente limitada y que ésta está sujeta a la voluntad, planificación, disposición y ejecutoria del propio Fidel Castro, tal y como quedara expresado en el reciente informe, cuento o historia narrada en la pluma del premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez, sobre gestiones diplomáticas –sapeo dirán otros– que llevara él a cabo en mayo de 1998 por encargo expreso del propio Fidel Castro Ruz  (El Tiempo de Bogotá 290505)

Y es eso precisamente lo que distingue a los naturales de esa isla, “gusanos” o no, en materia de seguridad. Cuentos, historias, fantasías que van construyendo de acuerdo a las necesidades del momento, sea para romper el hielo en una reciente relación personal, sea para agradar a los presentes en una reunión, sea para un elaborado proyecto destinado a ganarse la confianza de algún ingenuo. En definitiva, es la adulancia hecha arte y que pareciera manejan con destreza y ésto, hasta llegar al punto en que puedan jugar con mayor holgura sus habilidades histriónicas y lograr el control de una determinada situación o ciertas determinantes sobre la voluntad de otros; para lo cual, no escatiman acudir a creencias y mitos seudo-religiosos y hasta la santería.

Who does he really work for?
Publicó Andy Webb en el Financial Times el lunes 28 de agosto de 2004 mi concluyente respuesta a su precisa pregunta sobre las actividades de Luis Posada: El único beneficiario de las supuestas acciones terroristas de Luis Posada Carriles, siempre ha sido, Fidel Castro. Es el criterio que he sostenido durante 30 años y sostengo, y que queda confirmado con cada nueva acción que nos reseñas la prensa internacional sobre los cada vez más fantasiosos desempeños del terrorista Luis Faustino Clemente Posada Carriles; baste para ello revisar somera o detenidamente su prontuario criminal pleno de daños y muerte a inocentes en las supuestas y siempre fracasadas acciones de violencia contra los intereses cubanos dentro o fuera de su territorio. En definitiva, políticamente, unos u otros, sólo y exclusivamente han beneficiado a Fidel Castro y a su régimen en su ya persistente y latosa política –o geopolítica- destinada a mantener vivo y actuante a un enemigo externo.

Que haya trabajado para la CIA, para la DINA, para la DIGEPOL y DISIP, para Oliver North y la Contra en la transferencia de armas por drogas en Centro América –justo en aquel momento en que el avión de carga piloteado por Hasenphus y cargado con drogas hiciera escala en el aeropuerto de La Habana y quedara registrada para la posteridad la foto del general Ochoa parado frente a la puerta de la bodega de la aeronave; foto y circunstancias que conducirían al más alabado y veterano general cubano, primero a un juicio por tráfico de drogas y luego al paredón–, nada de eso ha significado ni significa en lo absoluto que los intereses que defienda o atienda Posada Carriles  en cada momento hayan sido y sean los propios a cada uno de los países para los cuales operan esos servicios.

Obsérvense los detalles y resultados de cada operación en cada momento y sobre todo, a quién en definitiva y en cada circunstancia “benefició el crimen” del terrorista Luis Posada Carriles. A la luz de las determinantes geopolíticas está bien, pero agreguemos algo más, otro ángulo, hagamos un simple ejercicios y veámoslo como un monumento a la idiotez. Quizás acertemos.

 

 

rriveromunoz@yahoo.com

Si desea usted mayores datos o informaciones sobre ésta y otras situaciones comentadas sobre la Seguridad Pública en Venezuela, cordialmente le invito a visitar mi página web: http://home.earthlink.net/~accioncivica

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: